REN

Sereno, recto en sus convicciones y un gran líder. Es considerado como el mejor de todos por sus propios hermanos, quienes le profesan un enorme respeto, admiración y afecto. Con una gran actitud positiva, comprendía a cada uno en sus acciones y personalidad, resolviendo cualquier conflicto entre ellos.

Tuvo una estima especial por Fauna, pues siempre observó en ella algo que podría cambiar el destino de las cosas A pesar de su personalidad transparente, ocultaba muchos secretos, que solo compartía con Gea, pues él pensaba que no debía comprometer a sus hermanos y que le correspondía llevar toda la carga sobre sus hombros, algo que poco a poco empezó a consumirlo.

Con la aparición de la raza humana, sintió un gran interés por aquellas criaturas, estudiándolas a fondo para comprender la visión que tenían del mundo. Dicho entusiasmo lo compartía con Fauna, siendo la única que reflejaba un interés similar, esto fue uniendo más sus lazos de amistad. Ren se enamoró perdidamente de una mujer, ella no sabía que él era una deidad, tenía sentimientos por él, pero estaba comprometida, así que era un amor imposible.

Cuanto más pasaba con los humanos, él iba cambiando, se volvió alguien distante, fue descubriendo que los humanos no eran las criaturas inocentes que él pensaba, pero el amor le brindaba cierta esperanza. Hasta que aquella mujer murió por culpa de la avaricia del hombre al que ella amaba. Cuestionando los designios de la madre tierra al crear a los humanos, viendo la crueldad de la que eran capaces, concluyó que no tenían el derecho de heredar la tierra, pues su existencia solo causaba dolor y destrucción, así pues, desaparece fingiendo su propia muerte para crear un plan de extinción de la raza humana, rebelarse contra Gea y crear un mundo nuevo bajo su mando, sin humanos. Tuvo una estima especial por Fauna, pues siempre observó en ella algo que podría cambiar el destino de las cosas.